MEXICO -- Las esperanzas de México para tener un buen papel en la próxima edición del Clásico Mundial recaerán por completo en su máxima figura: Adrián González.

Además de ser el mejor bateador del equipo, el inicialista de los Dodgers de Los Angeles aceptó la capitanía de la selección mexicana con la condición de que los dirigentes de la federación local le dejaran escoger al mánager y a los jugadores que integrarán el plantel.

"Yo dije que Rick (Rentería) era la persona adecuada porque tiene la mentalidad adecuada, la de ganar, la de ser campeones", dijo González sobre el mánager de México, con quien trabajó durante sus primeros años en las Grandes Ligas con los Padres de San Diego. Rentería fue como coach de banca de los Padres.

"Cuando los dirigentes me dijeron que querían que fuera el capitán, lo primero que dije es, `si yo soy capitán, quiero poner al mejor equipo para ganar el Clásico", añadió González en una rueda de prensa.

Entre esos jugadores, González invitó al equipo al lanzador de los Cerveceros de Milwaukee, Yovani Gallardo; al cerrador de los campeones Gigantes de San Francisco, Sergio Romo; y al abridor de los Orioles de Baltimore, Miguel González.

Con ellos, México aspira a superar la segunda ronda, que es donde han quedado eliminados en las dos ediciones previas del torneo. Para esta edición que se disputará en marzo, México fue colocado en el Grupo D junto con Estados Unidos, Italia y Canadá.

"Ahora no estaremos satisfechos con sólo pasar a la segunda tanda, vamos con la idea de ser campeones y si no lo somos no vamos a estar satisfechos, vamos a dejar todo en el campo, esta vez vamos por el campeonato", dijo González.

México ha convocado 21 de los 28 jugadores que tiene que dar a conocer antes de la fecha límite del 20 de febrero, y González dijo que ha estado hablando con peloteros para llenar los huecos que tienen.

"Algunos han dicho que sí (van al Clásico) y luego se reporta que no van; otros que se ha reportado que no van me han dicho a mí que sí, pero queda tiempo. Lo que queremos es tener al mejor equipo, no a los mejores 28 jugadores, sino el mejor equipo", señaló González.

A diferencia de las ediciones pasadas, un pleito entre dirigentes ha impedido que jugadores de la Liga Mexicana se integren al equipo.

"El clásico es como la Olimpiada o el Mundial (de fútbol), y es más grande que lo individual y lo personal, debemos poner todo de lado. Si alguien tiene algo personal, no deben decir `no puedes ir', porque representamos a México, es un país, no es para una persona, ni para una liga", dijo González.

El toletero, quien viene de batear 18 cuadrangulares la temporada pasada, dijo que asumió tanta responsabilidad motivado por la medalla de oro que México ganó en el fútbol de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

"Cuando México ganó la medalla se me enchinó la piel como a todo México y estaba muy orgulloso. Queremos lograr lo mismo para el béisbol, porque eso hará que leva

nte el deporte, que más niños lo practiquen", afirmó. El jugador de los Dodgers dijo estar tan comprometido con México para este Clásico que planea ser líder dentro y fuera del terreno de juego, y eso incluye cuidar que las fiestas del equipo sean moderadas.

"Queremos poner a México arriba, en lo alto y esas (las parrandas) son cositas que uno puede tratar de controlar. No es malo, pero quiero decirles que vamos con la idea de estar muchos días, de llegar a la final y podemos hacer de todo un poco", agregó. "Uno no piensa que no es malo (el alcohol), pero sí baja el nivel de juego, te deshidratas y los músculos no responden igual".